La prueba PCR o reacción en cadena de la polimerasa.

La prueba PCR es una herramienta que se ha hecho famosa por utilizarse para  diagnosticar la infección por SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19. Fue diseñada por los premios Nobel de Química Kary Mullis y Michael Smith, en los años 80, y revolucionó la genética, puesto que permiten copiar una pequeña cantidad de ADN miles de veces. En su día lo hicieron manualmente pero ahora es una máquina la que lo hace acelerando enormemente el proceso.

Y esto ¿para qué es importante? pues para obtener muchas copias de un material genético de modo que haya suficiente para analizarlo y es muy utilizada en biología

Fases de la PCR:

1º. Obtención de la muestra del paciente que puede tener el virus. Se le introduce un hisopo (bastoncillo) a través de la fosa nasal que obtendrá células que pueden estar o no infectadas. Una vez extraído se identifica con un código que permite la trazabilidad de la muestra y que contiene un líquido inactivante del virus, que estabiliza la muestra y la conserva.

2º Extracción  del material genético que es lo que se va analizar. Para ello se rompen la membrana de las células, saliendo todo el contenido celular y entre ellos el material genético (ADN y ARN). ADN del paciente y ARN del paciente y del virus si lo hay. El Coronavirus tiene como material genético ARN, no ADN como nosotros.

3º. Separar el ARN del resto de componentes celulares solamente nos interesa este material genético. Este proceso es muy laborioso;  primero se vierten unas bolitas magnéticas en la muestra de cada paciente que llevan asociadas una sustancia química para que éstas se unan al material genético, a continuación se introducen en un robot que las agita.  Luego se añaden unas barritas metálicas, que mediante la fuerza magnética retienen las bolitas magnéticas y el material genético unido a ellas mientras el resto del material genético es expulsado.

4º. Ahora es cuando realmente empieza la PCR. Para ello se convierte el ARN a ADN gracias a la enzima transcriptasa inversa. Así todo el ARN pasa a ser ADN.

5º. El ADN que está formado por dos cadenas se separa mediante calor y con la enzima ADN polimerasa se empieza a copiar. Una vez copiado se vuelve a separar y obtenemos otra copia y así decenas de veces para obtener cientos de copias de moléculas de ADN que todavía no sabemos si procede de nosotros o del virus.

6º La última fase es identificar el ADN del virus entre tantas moléculas para ello se utilizan unas sondas fluorescentes hechas con 3 genes propios del Sars-CoV-2. Si hay ADN vírico las sondas se unirán a él y emitirán fluorescencia y la prueba habrá sido positiva y por lo tanto estarás infectado. O por otra parte, si al añadir las sondas no se unen las muestras no emitirán fluorescencia con lo que la prueba será negativa.

Por último comentar que en esta prueba es fundamental la enzima ADN polimerasa que fue caracterizada y aislada por la bioquímica española Margarita Salas siendo una de las patentes que más dinero ha dado a la ciencia española.

Esperamos que hayáis entendido esta técnica y cualquier duda estaremos encantados en de resolverla.

Realizado por: Soad Hamda, Lucia Girón, Candela Herrera, Manuel Molleda y Ainhoa Pedreguera

Comment is closed.

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com